@2019 by AN WEI

REFLECT 2015

REFLECT TEASER

ESP

Los espejos muestran espectros que, a primera vista, no son visibles. Las simetrías no existen sino como resultado de distorsiones.

An Wei plantea juegos, aunque nosotros no nos percatemos de ellos,

juegos satíricos, esperpénticos podríamos decir, incluso obvios. Pero no es el esperpento cañí de Valle-Inclán, con los espejos cóncavos y convexos en los que se reflejaba Max Estrella. An Wei retrata, pero en ese re-trato no regresa nada conocido. Si la palabra “retrato” tiene su sentido etimológico en algo que vuelve, algo que es traído a la presencia de nuevo, An Wei arrastra aquello que hay detrás de lo meramente visible. Si Ícaro es su alter ego es por la osadía que mostró el hijo del constructor del laberinto, por su decisión de volar alto cuando estaba todo en su contra. Y fracasó. Pero el fracaso no es aquí sino el resultado de un éxito: la decisión de aventura, la ansiedad por a dicha, el anhelo de algo que no ha lugar, de una utopía. Tal vez la pintura pueda ser resumida en ese fracaso continuo, ese fracaso que el innombrable de Samuel Beckett se resiste a abandonar; seguir y seguir fracasando como camino, positivo, en la vida. Un fracaso pues allí donde se ve libertad, no hay más que opresión, allí donde podría haber aceptación y cariño, no hay otra cosa que rechazo y negación. Como en las gallinas, que pese a ser pájaros, símbolos de la libertad, nacieron y morirán como exclusivas ponedoras de huevos, repitiendo una y otra vez su castigo. Son Sísifos con plumas que, sin embargo, no conocen más esfuerzo que el posarse sobre paja y expulsar, además de comer, dormir, y defecar. Su vida ya es en sí fracaso tras fracaso, cada huevo que ponen un fracaso más. Y ahí reside el éxito de la operación. O también esos pájaros que en su reflejo no encuentran más que rejas, corsés, celdas. Son propuestas de pintura oxímorón, de contradicciones con sentido, de disonancias armónicamente compatibles, pues es ahí donde ese tropo encuentra su punto de inflexión, su sentido, su lógica, su éxito.

La obra que plantea no es sino un corte, una hendidura en la forma de comprender nuestro acercamiento a lo más cotidiano. Un santuario anónimo donde no hay que ser desollado para recibir la palma, donde no hay que ser martirizado para ser retratado.

 

Texto de Eloy V. Palazón.

an wei espositivo nacer producir y morir, instalación arte contemporáneo.

Nacer, produdir, morir. 106x158x43,

mix media installation.

an wei painting espositivo serie santos penitencia arte contemporáneo.

Serie Santos, 150x200,

mix media on wood.

an wei painting espositivo hemera y nix, noche y dia arte contemporáneo.

Hemera y Nix, (77x116)x2,

mix media on wood.

an wei painting espositivo whity brothers negro albino arte contemporáneo.

Whity Brothers, (42x58)x2,

mix media on wood.

an wei painting espositivo always witkins homenaje arte contemporáneo.

Always Witkins, 134x140,

mix media on wood.

an wei painting espositivo papanwei y mamanwei chinese portrait arte contemporáneo exposición.

Papanwei & Mamanwei , (60x60)x2,

mix media on cardboard.

an wei painting espositivo futuro alternativo chinese self portrait arte contemporáneo

Futuro alternativo , 55x84,

mix media on wood.

an wei painting espositivo cortando pollo arte contemporáneo

Judith & Holofernes , 77x58,

mix media on wood.

an wei painting espositivo serigrafía reflect portrait arte contemporáneo

Reflect , 50x70,

serigraphy 1/20.

Sun and Shade, Mural/video.